7 PRUEBAS FÍSICAS DE LA EXISTENCIA DE JESUCRISTO

¿Crees en Dios? ¿Crees que Jesucristo realmente fue igual a los relatos? Bueno, muchas personas creen en Jesucristo, pero se quedan con un pie atrás por no tener pruebas concretas de que realmente estuvo en la Tierra, y eso es un gran debate entre varias personas por el mundo. Pero, ¿y tú, crees o crees que necesitas pruebas para creer en el hijo de Dios?

Teniendo esto en mente, fuimos detrás de las pruebas concretas de que Jesús realmente existió, aunque los expertos afirman ser falsos, pero miles de personas creen que éstas son las pruebas físicas de que Jesús estuvo entre nosotros. Entonces, queridos lectores , confíen ahora nuestra lista con las 7 pruebas físicas de la existencia de Jesucristo:

1 – La Corona de Jesucristo


Para el evangelio, antes de la crucifixión, Jesús recibió de los soldados romanos una corona de espinas, una broma dolorosa sobre la soberanía. Muchos cristianos creen que la corona todavía existe, pero en pedazos esparcidos en Europa. Una corona casi completa está guardada en la Catedral de Notre Dame, en París. La historia documentada de la Corona de Espinas se extiende 16 siglos en el pasado, una procedencia impresionante, pero no llega al año 30 de la Era Común. Además, la corona de Notre Dame es una tiara hecha de un arbusto, y no tiene ninguna espina.

2 – Pergaminos Sagrados

Esta fue una de las más importantes descubrimientos arqueológicos que de hecho fue fechada en el tiempo de Jesús puede o no ser evidencia de su existencia, dependiendo para quien le preguntes. Los pergaminos del Mar Muerto, un conjunto de pergaminos y papeles encontrados en los años 1940 en Israel. En los pergaminos existen referencias a un “maestro de la justicia”, y algunos dicen que tal maestro es Jesús, otros creen que puede ser cualquier persona.

3 – Libros de plomo

Setenta libros de metal fueron supuestamente descubiertos en una cueva en Jordania, y se consideraron los documentos cristianos más antiguos, datando de pocas décadas después de la muerte de Jesús. Los estudiosos los llamaron “Libros de Plomo”, o “Libros Jordanianos”, el más importante descubrimiento en la historia de la arqueología.

Los cristianos asumieron que los libros eran la prueba de la existencia real de Jesús, pues una página tenía una imagen de él. Un fragmento de texto escrito “yo debía caminar erguido” fue interpretado como una referencia a la resurrección de Jesús, una evidencia fuerte de que habría ocurrido.

Pero, según algunos expertos, los libros de plomo son un fraude, una mezcla de dialectos anacrónicos e imágenes copiadas de otras fuentes, forjado en los últimos 50 años. “En la imagen,” Cristo “es en realidad el dios-sol Helios, de una moneda que vino de la isla de Rodas”, cuenta el arqueólogo de Oxfort, Pether Thonemann. “También tiene inscripciones sin sentido en hebreo y griego”.

4 – Cruces de Madera

Una de las supuestas evidencias son las astillas de la “Cruz Verdadera”, en la que Jesús habría sido crucificado, y ellas quedan esparcidas por las Iglesias de Europa.Para el teólogo del siglo XVI, Juan Calvino, no hay abadía tan pobre que no tenga un ejemplar. En algunos lugares, existen fragmentos grandes, como en la Santa Capilla en París, en Poitiers, y en Roma, donde afirman que un crucifijo de buen tamaño habría sido hecho con él. En resumen, si todos los pedazos que conocemos se juntan, ellos harían un gran barco, mientras que el Evangelio testifica que un solo hombre fue capaz de llevar la cruz.

La “Enciclopedia Católica” cita el trabajo de un autor del siglo 19, M. Rohault de Fleury, que publicó en 1870 el libro “Mémoire sur les instruments de la Passion” (Paros, 1879), donde contabilizó todos los fragmentos existentes en la época de la “Cruz Verdadera”, y llegó a la conclusión de que no llegaban a hacer una cruz (4.000.000 mm³ de madera, contra un volumen total estimado por M. Fleury de 178.000.000 mm³). En estos fragmentos existentes, ninguno fue probado para verificar su edad.

5 – Clavos Sagrados


En el documental “The Nails of the Cross” (“Los clavos de la cruz”, que estuvo al aire en 2011 en el History Channel, el cineasta Simcha Jacobovici cuenta la historia de dos clavos supuestamente encontrados en una tumba de 2.000 años en Jerusalén. En el mismo programa, también presenta evidencias que parecen sugerir que aquellas reliquias oxidadas fueron usadas para cruzificar a Jesús en la Cruz: la tumba en que fueron encontrados los clavos supuestamente pertenecían al sumo sacerdote Judío Caifás, que presidió el juicio de Jesús, según el Nuevo Testamento .

La crítica de la agencia de noticias Reuters afirma que la mayoría de los expertos y estudiosos del documental no son imparciales y que el trabajo del cineasta es forzado. Los golpes publicitarios no faltan cuando se trata de “clavos sagrados”, tanto que aún en 1911, el erudito Herbert Thurston contó todos los clavos que se creía haber sido usados ​​en la crucifixión, y encontró 30 clavos siendo venerados por Europa. El número exacto de clavos usados ​​es desconocido, pero hay la controversia si eran 3 o 4.

En la enciclopedia católica, Thurston afirma que “probablemente la mayoría de los clavos eran anunciados como réplicas que tocaron o que contenían limaduras de clavos más antiguos. Sin fraude consciente por parte de nadie, es fácil que una imitación sea considerada verdadera en poco tiempo” .

6 – Sábanas bíblicas

Tal vez esa sea la reliquia más famosa del mundo, el Sudario de Turín, una sábana que creen haber sido las sabanas que habría usado Jesus. Con 4,5 metros de largo y 1,1 metros de ancho, la sábana tiene una imagen en negativo del cuerpo de un hombre, y ha sido adorado por millones de peregrinos en una catedral en Turín, Italia.Bueno, pero lamentablemente, segundos los científicos, esa sábana es un fraude.

La datación del carbono-14 indicó que el sudario no es de la época de Jesús, sino del siglo 14. Por coincidencia, también es en el siglo 14 que el sudario aparece por primera vez en registros históricos, en un documento escrito por el obispo francés Pierre d “Arcis en 1390, afirmando que la imagen de Jesús sobre el tejido había sido pintada. Bueno, la Iglesia Católica no confirma la sábana como verdadera, pero muchos fieles y hasta el ex papa Benedicto XVI creen ser verdad.

7 – La Biblia

Loading...

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close